0
THE ÑUS

LO NIÑOS MOLESTAN

1 agosto, 2017

 

Es paranoia mía , ¿o los niños ya molestan en todos los sitios?.

Molestan en la calle, si van saltando.
Molestan en el parque, si están correteando por entre los bancos.
Molestan en el autobús, si van cantando.
Molestan en el avión si se mueven más de la cuenta.
Molestan en la piscina si salpican.
Molestan en una cafetería si entran y salen continuamente.
Molestan, molestan, y MOLESTAN cada vez más…

¿Y qué hacemos los padres “civilizados” para tratar de evitarlo?
Llamarles la atención continuamente.
Por saltar, por correr entre la gente, por cantar, por moverse, por salpicar cuando hay agua por medio, por entrar, por salir, por comportarse como niños…¡por todo!.

¡Mucho ojo! con este concierto, porque con esto no digo que no haya que llamarles la atención y recordarles que no se puede molestar a la gente! Que quede claro. Sin duda hay que hacerlo. Pero ¿molestan realmente? ¿Tanto,tanto? ¿O ya no toleramos ni que nos salpiquen en una piscina?.

Después de este pre-calentamiento, ¿Queréis saber cuál es el lugar más peligroso, para una madre y sus ñus?
La playa. Sí, sí, habéis leído bien: ¡¡LA-PLA-YA!!
Se presupone como el puto paraíso, pero puede convertirse en la peor de tus pesadillas como no te muerdas la lengua y respires hondo antes de contestar a la del gorro con flores naranjas en 3d…

Os pongo en situación:

Los ñus construyen una barco vikingo de arena.
Una familia llega y se sienta a menos de un metro del barco vikingo, desplegando todo un arsenal playero.
Como era de esperar,les sobrevuela la primera palada de arena, y protestan.
Yo les digo a mis hijos: “ Chicos tened cuidado, por favor, no tiréis arena ”.
Pero 5 minutos más tarde…
Una segunda palada de arena llega a sus toallas, y escucho: “ ¡Ya está bien!, poneros para otro lado”.

Los ñus abandonan el barco y se ponen a jugar a las palas en la orilla.
Un señor coloca su silla en medio del frenético partido de tenis playa.
Como era de esperar, al señor le cae la pelota de plástico en sus pies, y mueve la cabeza.
Yo les digo a mis hijos:“ Chicos, poneros a jugar un poco más abajo con las palas”.
Pero 5 minutos más tarde…
Una segunda pelota de plástico roza su silla y oigo: “ ¡Oye, me estáis molestando!, poneros para otro lado”.

Los ñus abandonan las palas y se ponen a tirar penaltis en una portería hecha sobre el muro con arena mojada.
Dos mujeres se instalan pegadas literalmente a la parte izquierda de dicha portería.
Como era de esperar, les toca el primer balón, y refunfuñan.
Yo les digo a mis hijos:“ Chicos, haced otra portería un poco más allá”.
Pero 5 minutos más tarde…
Un segundo balón cae sobre una de sus bolsas, y escucho: “ ¡Que sea la última vez, eh?!, poneros para otro lado o llamo a la policía local”.

Los ñus abandonan también el balón mientras tú piensas:
“¿Y ahora qué se supone que tengo que hacer? ¿Aceptar las reprobaciones sin más? ¿O invitarlos a que sean ellos los que se muevan? ¿Quién ha molestado a quién?.
¿Realmente toda esta gente, con cientos de metros de playa vacía, tienen derecho a llamarles la atención a mis hijos,por jugar?.
¿Realmente toda esta gente, que antes de elegir donde sentarse vieron que ya se construía un barco vikingo, había un partido de palas, y un duelo de penaltis, pueden decirle a mis hijos que se pongan para otro lado? ¿Llamar a la policía local porque están jugando al balón en la playa? ¿Estamos locos,o qué?”.
Pero recapacitas y dices:
“ Chicos, ¿os queréis bañar”.

Al final, por no montar una gresca verdulera delante de tus peques, decides darte ese baño con ellos, como última oportunidad para seguir disfrutando de la playa, y sobre todo para enfriar los ovarios, y que deshinchen de una vez por todas…

De camino al mar, los ñus empiezan a correr, entran en el agua a toda velocidad y generan olas donde todavía cubre por los tobillos.
A su descabellado paso, una señora con un gorro de flores naranjas en 3D que estaba en medio de la orilla mirando al infinito grita:
“ ¡Gamberros!, poneros para otro lado que me acabáis de poner pingando”…

Y yo pienso:
” Ahora tendría que decir algo así como: Chicos, sin salpicar por favor, poneros más allá”.
Pero recapacito y grito con todas mis fuerzas:
“ Chicos, apartaros que ahora le toca a mamiiiiiiiiiiiiii…!!! ”

Deep Purple cantaría su nota-musical Smoke on the water nota-musical para definir mi entrada en el Cantábrico…

Yo os puedo garantizar que fue un Tsunami en toda regla.

Si alguien lo tiene grabado que avise, doy recompensa.

(**Nota importante: La investigación de si realmente las ordenanzas del Ayuntamiento prohiben jugar al balón en las playas del concejo de Gijón permanece activa. Os mantendré informadxs al respecto. Y no es coña.)

 

 

 

  • Reply
    Leticia
    2 agosto, 2017 at 07:59

    Hola: si de algo te sirve en tu investigación, no hay ninguna norma en el ayto que prohíba jugar al balón en la playa pero depende todo de la afluencia y lo que determinen los socorristas.
    Peri pasa como todo, cuando vas a ver la cabalgata de los reyes y q casualidad en primera fila están personas mayores, que yo no digo q no tengan ilusión por ver a sus majestades pero…….

    • Reply
      Las mamis rockeras nunca duermen
      2 agosto, 2017 at 10:07

      ¡¡¡¡Gracias!!!!!!!!!!! claro que me sirve! En el cartel de la playa pone prohibida la actividad deportiva de 12 a 20 h excepto entre las escaleras 8 y 10, en las zonas delimitadas. Yo entiendo que “actividad deportiva” se refiere a partidos oficiales…pero realmente la policía local no supo contestarme cuando llamé para preguntar…me asusta pensar que estamos con estas pijadas de prohibiciones…vamos a peor!! pero esta tarde No podrán conmigo…repito tsunami fijo! jajajaja

  • Reply
    Carolina
    3 agosto, 2017 at 09:47

    Bueno bueno…. Menos dramas y más educación…
    Q lo mismo q hay niños inquietos y educados… Los hay q están asilvestrados…
    Y obviamente no es culpa de ellos…
    Así q… Menos Play… Y más dedicarles tiempo de CALIDAD a sus propios hijos…

    • Reply
      Las mamis rockeras nunca duermen
      3 agosto, 2017 at 10:22

      Aquí no ha habido dramas, hemos terminado con un tsunami…jajaja. Y los míos están asilvestraos, y son felices, ¡y yo con ellos! Y quiero que lo sigan siendo manteniendo la educación, y el respeto por los demás, que una cosa no está reñida con la otra.

  • Reply
    Eva
    3 agosto, 2017 at 15:24

    Espero no ofender (en serio lo digo) pero no puedo evitar responder. Soy la tipica madre de HISTERICA de dos fieras que en cuanto las sacas de casa se despendolan de lo lindo y yo me paso el dia frenandolas y pasando malos tragos por no poder dividirme par controlar dos flancos al mismo tiempo. No siempre los niños asilvestrados lo son por obra y gracia de sus padres ( que seguro que tambien los hay), pero me flipa muchiiiisimo que cada vez limitemos más la etapa mas divertida y loca de toda nuestra existencia por que el agobio y el stres de nuestra vida cotidana ( y trabajo…) no nos permitan soltarnos la melena y disfrutar con ellos como debieramos…..como cuando eramos crios, eso si, dentro de unos limites y con educacion

    • Reply
      Las mamis rockeras nunca duermen
      3 agosto, 2017 at 22:34

      yo estoy contigo Eva…suscribo cada palabra!! Gracias por no hacerme sentir una loca.

  • Reply
    Gema
    3 agosto, 2017 at 15:37

    Pues a mi si me molesta que me salpiquen y que me den con la pelota y estar todo el rato oyendo a los niños de gritar y a las madres también . Si voy a un parque , pues oye no se me ocurre protestar , es un sitio de juegos y los niños que disfruten lo que quieran. Pero la playa no es para salpicar y jugar a la pelota .

    • Reply
      Las mamis rockeras nunca duermen
      3 agosto, 2017 at 22:37

      La playa si es para salpicar y jugar a la pelota…y para tomar el sol, y para leer un libro, y comer un helado, y pasárselo pipa. La playa es para correr, para jugar a las palas, para caminar, para dormir, para darse besos, para pescar, para no hacer nada. La playa es para todo eso ¡¡y para más!!. Y espero que no se pierda nunca. Siento no estar de acuerdo contigo.

    • Reply
      Isidro
      4 agosto, 2017 at 13:14

      Y para qué se supone que es la playa?? Para que nada te moleste está tu piso, y tampoco, porque alguna obra de algun vecino tocará aguantar. Por el mundo hay agentes externos, entre los que estan los niños, con los que hay que convivir… si nos puede la amargura igual la playa no está hecha para nosotros…

      • Reply
        Las mamis rockeras nunca duermen
        4 agosto, 2017 at 23:57

        Isidro… GRACIAS !!
        Recuerdo mis mejores momentos de niña JUGANDO…en la calle, en el parque, en la playa… Sólo espero conseguir lo mismo con mis ñus!

  • Reply
    María
    4 agosto, 2017 at 15:00

    Yo tengo dos asilvestrados felices q hacen de las suyas, pero el otro día en la piscina, dos hermanos estaban de guerra con pistolas de agua, de esas ametralladoras q echan dos litros por segundo. Una vez pasa, dos tb, tres cuatro… Pero llegó un momento en el que me daban ganas de ahogar a su madre!!! Q yo estaba con dos bebés y esos chorros no es q salpicaran, esq agredian!!!

    • Reply
      Las mamis rockeras nunca duermen
      5 agosto, 2017 at 00:27

      Las ganas de ahogar a determinados padres son directamente proporcionales a la longitud del chorro de la pistola…jajaja. Estoy de acuerdo. Sobre todo si ves pasotismo por parte de ellos. yo eso tampoco lo llevo bien, la verdad… aunque no sé porque me da que o aguantaste sin decir ni mu como una campeona, o te fuiste con tus bebés, a que si?

  • Reply
    Yo
    4 agosto, 2017 at 15:15

    Situación el verano pasado. Piscina en un club de campo, señor mayor que acostumbra a tomarse después de comer una copita de whisky, y luego baja a bañarse, poniéndose justo en medio de la zona en la que haya más niños en ese momento, para a continuación soltar una cantidad increíble de improperios dirigidos a los infantes (hijos de…, no tenéis otro sitio (???), etc.). Pues se mete en el agua, y le veo un poco “confundido” porque en ese momento no había niños con los que meterse, y dije esta es la mía, jejeje. Cogí a tres amigas, “a que nos tiramos de bomba todas a la vez cerquita de él…”, ¡y vaya si lo hicimos! Por supuesto no tuvo valor de decir ni pío, y tuvimos diversión asegurada para el publico que nos miraba pensando “las cuarentañeras estas están locas”. Disfrutamos como enanas.
    Resumiendo: que si la gente no quiere niños, ¡que se sienten lejos!
    (Aparte dejo el tema de los niños maleducadísimos por padres que pasan de todo o les permiten todo).

    • Reply
      Las mamis rockeras nunca duermen
      5 agosto, 2017 at 00:16

      Ay que me meooooooooooooo!!! esa bomba de 3 supera mi tsunami, con mucho!!!jajajajajajaja… me encantaaaaaaa!! si es lo que yo digo, hay gente que sale dispuesta a tocar los cojones y a protestar… menos mal que hay cuarentañeras que estamos dispuestas a todo. Muy de acuerdo con tu resumen, y de acuerdo también con el tema que dejas aparte, que una cosa no quita la otra. !!!!Gracias!!

  • Reply
    Olga
    4 agosto, 2017 at 16:06

    Aun no tengo hijos pero recuerdo cuando yo lo era, y confío y espero que si alguna vez soy madre lo siga recordando.
    Los niños son niños y tenemos que dejar que se comporten como tal. Una cosa es la educación y otra la represión.
    Y ojalá muchos más adultos recordaran lo que se siente al ser un niño, se acabaría el estrés y serían mucho mas felices.
    No me cabe la menor duda de ello.
    Un abrazo salvaje lleno de risas! 😉

    • Reply
      Las mamis rockeras nunca duermen
      5 agosto, 2017 at 00:11

      Creo que el problema es lo que tu dices, hemos olvidado lo que se siente siendo un niño…y jugando ¡ni te cuento! Yo con el tsunami reviví…jajajaja TE LO PUEDO ASEGURAR!!!

      • Reply
        Olga
        5 agosto, 2017 at 13:35

        Asi es!!! se les ha olvidado a la mayoría, y aquí están nuestros pequeños de hoy que son los mejores maestros y han venido a recordárnoslo!! 😉 te creo que reviviste!! jajaja ya me lo puedo imaginar… un abrazote y a seguir jugando!!

Dejar una respuesta

2 × uno =

Instagram

Instagram

Instagram

Follow Me!