0
THE ÑUS

MI MAMÁ ES…

18 abril, 2017

 

A veces me gustaría meterme dentro de la cabecita de mis ñus y verme tal cual ellos me ven, sin filtros. Sin bellas teorías de amor fraternal y peliculero.
No hay nada mejor que abrir una cerveza en ese momento, y dejar volar la imaginación delante del ordenador.
En mi caso puede ser peligroso y está claro quien sufrirá las consecuencias de dicho alterne. Ustedes.
Siéntense y disfruten del resumen más veraz jamás escrito.

Mi mamá es… 

…una percha. Esté donde esté puede sostener de pie 3 chaquetas, las mochilas del cole, la bolsa de los juguetes y la de la merienda. Consigue estar quieta durante horas con todo ese despliegue de ropa y complementos colgándole de las extremidades, e incluso cuando parece que ya no puede coger más, si le tiro la chaqueta y aterriza en su cabeza, mueve el flequillo, suelta un taco, y dice:
“ Oye Pepito, las cosas se dan en la mano, ¿entendido?”
Creo que ella en el fondo pasa ganas de decirme:
“ Hijo mío, como no lo cuelgue de las tetas”…pero eso sólo lo diría mi papá.

Mi mamá es un BBVA. Compra plátanos, galletas, pan, embutido, agua, y pañuelos. Todo lo que necesitamos. Debe de imprimir los billetes por la noche con el ordenador y sólo si le pido que me compre un juguete en el kiosco, mueve el flequillo, suelta un taco, y dice:
“ Oye Ernestito, ya tenemos bastantes juguetes en casa ¿no crees?”.
Creo que ella en el fondo pasa ganas de decirme:
“ ¿¿Comprar?? ¿pero qué coño te crees que soy yo? ¿un banco?”…pero eso sólo lo diría mi papá.

Mi mamá es una despensa. Si le pido plátano lo tiene. Si le pido galletas las tiene. Si le pido un bocata lo tiene. Si le pido agua la tiene. Si le pido un pañuelo para sonarme los mocos lo tiene. Si le pido pistachos, mueve el flequillo, suelta un taco y dice:
“ Oye Antoñito, ya está bien de merendar que luego no cenas”.
Creo que en el fondo pasa ganas de decirme:
“ Joder, coméis a dios por una pata”…pero eso sólo lo diría mi papá.

Mi mamá es una papelera. Le doy la piel del plátano, la bolsa de las galletas, el albal del bocata, y la botella vacía de agua. Lo que peor lleva es el pañuelo usado de los mocos, y cuando se lo doy, entonces mueve el flequillo, suelta un taco, y dice:
“ Oye Miguelito, busca por favor una papelera y tíralo tú”.
Creo que en el fondo pasa ganas de decirme:
“ Como me caiga otro pañuelo encima te lo comes”…pero eso sólo lo diría mi papá.

Mi mamá es árbitra de parque. Parece que no, pero sentada en el banco o firme como la mamá-percha, controla todo lo que pasa en la pista. Memoriza las posibles tarjetas amarillas de los contrincantes y cuando le digo que nos quieren quitar la portería, mueve el flequillo, suelta un taco y dice:
“ Apañaros chicos, o id un poco a los columpios”.
Creo que en el fondo pasa ganas de decir:
“ Como os toquen mucho los cojones, no os quedéis con la patada”…pero eso sólo lo diría mi papá.

Mi mamá es una grúa. Cuando nos vamos del parque puede transportar lo que llevan todas las mamás juntas, y coger a mi hermano pequeño en el cuello si se pone muy pesado. Si en ese momento le pido que empuje mi patinete, mueve el flequillo, suelta un taco, y dice:
 “ Oye Danielito, ¿no ves cómo voy hijo?”.
Creo que en el fondo pasa ganas de decirme:
“ Como no te empuje con la churra no sé como lo voy a hacer”…pero eso sólo lo diría mi papá.

Mi mamá es un radar. Cuando llegamos a casa sabe donde están todas las cosas. La ropa, los papeles importantes, el bañador de tiburones, la pelota amarilla, sólo si le pregunto donde están las botas de futbol que acabo de quitarme, mueve el flequillo, suelta un taco y dice:
“ Oye Robertito, piensa dónde las dejaste…”
Creo que en el fondo pasa ganas de decirme:
“ En su sitio, ¡hostia! ¡en su sitio!”…pero eso sólo lo diría…¿papá?.

Mi mamá es policía. Después de la ducha y mientras jugamos lo ve todo. No quiere que nos peguemos, que rompamos las cosas a posta o que juguemos a la pelota en el salón. Si nos ve pintando las paredes con rotuladores indelebles, mueve el flequillo, suelta un taco y dice:
“ Oye chicos ¿os parece normal lo que estáis haciendo?”.
Creo que en el fondo pasa ganas de decirme:
“ ¿Ayúdovos yo?” (sinónimo de “voy daros una hostia”)…pero eso sólo lo diría mi papá.

Mi mamá es una almohada. Cuando voy a su cama, está tan blandita que dormir encima de ella es una pasada. Cuando además de abrazarla, le pongo mi culo en la cara y la despierto, mueve el flequillo, suelta un taco y dice:
“ Oye Andresito, ¿por qué no vas para tu cama y descansamos todos?”.
Creo que en el fondo pasa ganas de decirme:
“ Me lo cargo, ¡me lo cargo!”…pero eso sólo lo diría mi papá.

Pues no sé que pensaréis vosotrxs pero creo que mis ñus me ven con un poco de cada una de ellas. Aunque sin duda mi preferida es la mamá percha. Ahí lo peto. ¿Qué nos queda para llevarlo lo mejor posible? Mover el flequillo, soltar un taco y decir cualquier cosa excepto lo que diría papá. Llegará ese momento, en el que dejemos de ver pañuelos de mocos volando hacia nuestras cabezas y pensemos:

Sólo han sido 1825 días, sólo 1825 días y no hay 9 sin 10:

Mi mamá es una nota-musical Dancing Queen nota-musicalY cuando le digo que la quiero mucho, mueve el flequillo, omite el taco y dice:
” Amore mío yo también te adoro”
Creo que en el fondo pasa ganas de decirme:
“ Soy la mejor madre del mundo, eh?”
pero eso sólo lo diría mi papá.

Y más le vale que lo diga…¡¡o le corta las pelotas!!”.

 

 

 

 

    Dejar una respuesta

    5 × 4 =

    Instagram

    Instagram

    Instagram

    Follow Me!