0
THE ÑUS

¿ PERROS Y NIÑOS ? SIN COMPARACIONES POR FAVOR

8 agosto, 2017

Nunca entenderé que acabemos comparando a los niños con los perros. Lo siento.

Y si para conseguir hablar de niños, tengo que hablar de perros, hagámoslo sin pelos en la lengua (nunca mejor dicho)…

Los perros molestan. ¿Igual, más o menos que los niños?
Pues los habrá que igual, los habrá que más y los habrá que menos, ¿o no?
¿Qué influye en esta percepción?
El gusto o el disgusto que nos generen estos animales, su propio comportamiento, y como no, el de sus dueños.
Al final como con los niños, ¿o no?

Si tu puedes escribir cosas como:
“ Mi perro está mejor educado que los niños de hoy en día”.
” Es más limpio que muchos de ellos”.
“ Si mi perro baja a la playa y llaman a la policía, también habrá que hacerlo si tu hijo molesta con un balón en la arena”

(…ejem…)

Yo puedo decirte que me pone de muy mala hostia pisar la caca de tu perro en la calle.
Ah ya…”Que tu perro es muy limpio”…¡Pues sí lo es!
Pero si todavía no he visto a ningún perro recoger sus propias mierdas, ya me dirás entonces quienes son los cerdos, cuando haberlas haylas…
¿Cuál es entonces el problema?
Que la mayoría de los dueños de perros recogen la caca a diario, pero aún haciéndolo, pagan las consecuencias por los que no la recogen.
Generalizar no es correcto, y lo mismo pasa con los niños.

Puedo decirte que me preocupa que tu perro que tiene que ir atado y con bozal, no cumpla estas normas.
Ah ya…”Que tú conoces a tu perro”…¡Oye, no lo dudo!
Y a solas en el monte haz lo que te plazca. Pero si vas con él por la calle, si estás con él en un parque lleno de niños, o si lo llevas de paseo a la playa en pleno mes de agosto, puedes darme los argumentos que te vengan en gana, pero estás incumpliendo la ley y yo SÍ puedo llamar a la policía local.
¿Cuál es entonces el problema?
Que los dueños de perros que cumplen las normas, pagan las consecuencias por los que no las cumplen.
Generalizar no es correcto, y lo mismo pasa con los niños.

Puedo decirte que me horroriza ver como tu perro mea en la farola, en la esquina de mi casa, y en las llantas de mi coche
Ah ya…“Que ojalá sólo fueran los perros los que mean en la calle”…¡claro, por supuesto!.
Pero ¿y tú? ¿dejas a tu perro que te mee las ruedas del coche?¿dejarías que te las mearan mis hijos sin que acabaramos a hostias?
¿Cuál es entonces el problema?
Que los dueños que no dejan que su perro mee en cualquier sitio, pagan las consecuencias de los que sí los dejan.
Generalizar no es correcto, y lo mismo pasa con los niños.

Puedo decirte que me molesta estar en una terraza y tener a tu perro lamiéndome los pies, oliéndome la comida, o notar sus patas en mis rodillas.
Ah ya…”Que sólo quiere jugar”… ¡¡Espera, espera que eso me suena…!!
¿Y qué pasaría si te dijera: “Me estáis molestando, ¡poneros para otro lado!”?. ¿Te callas y te mueves? O piensas ¿quién coño llegó antes?.
¿Cuál es entonces el problema?
Que los dueños que están pendientes de sus perros, los corrigen e intentan que estas situaciones no se repitan, pagan por los que no sólo las permiten, sino que para colmo las solucionan de manera incorrecta.
Generalizar no es correcto, y lo mismo pasa con los niños.

Ante todo esto, aprovecho para reescribirte la definición de mis ñus que generalizaste incorrectamente.
2 niños educados, limpios, con valores, y vigilados por unos padres que no se sientan en la hamaca a tocarse los cojones, querían jugar y molestaron con la arena, con las palas, con el balón y salpicando con agua al bañarse. Molestaron por jugar   y no, no se puede comparar con que los perros no puedan bajar a la playa.

La investigación abierta de si se puede o no jugar al balón en la arena, avanza por un lado y se para por otro. No sé si es un vacío legal, si nadie se moja, o si realmente es de tal sentido común que ni se preocupan en definirlo oficialmente.
1.- Los salvamentos me dicen que depende de la afluencia y de “si molestan a otros usuarios”.
2.- La policía local no lo tiene tan claro y me deriva a los carteles que hay en las escaleras de acceso a la playa.
3.- El cartel de la playa prohibe la actividad deportiva de 12 a 20 h. excepto entre las escaleras 8 y 10. Entiendo como actividad deportiva, partidos, torneos etc, etc.
4.- Y en el ayuntamiento no hay ninguna norma que lo prohiba literalmente…

Para los que no lean hasta el final este post, o no entiendan el doble sentido con el que está escrito y me suelten alguna burrada del tipo: “Igual son tus hijos los que necesitan correa y bozal”. Contesto por adelantado: “Lo siento, la ley me permite llevarlos sueltos, conozco a mis ñus y soy una madre transgresora”.

Para los que por el contrario lo hayan pillado a la primera, simplemente repito:  “Generalizar no es correcto, y lo mismo pasa con los perros”.

 

** Este concierto va dedicado a Koya, la perra de mi abuelo. A Dana la perra de mi abuela. A Sultana la perra de mis padres. A Tomy el perro de mi tía. A Chispas la perra de mis primas. A Kira la perra de mi hermana y a Pompolina, mi nota-musical Black Dog nota-musical

Y sí, la llamé Pompolina…se volvió loca. Pobre, no era para menos con ese nombre que le puse…

 

    Dejar una respuesta

    uno × uno =

    Instagram

    Instagram

    Instagram

    Follow Me!