0
PLANES CON NIÑOS

PLANES CON NIÑOS: AUTOCARAVANA POWER

16 octubre, 2018

Hoy inauguramos un nuevo apartado en la Web.
Algo que me pedisteis y que espero esté a la altura de vuestras expectativas:

PLANES CON NIÑOS

Así, de sopetón.

En un principio me parecía algo poco original y muy visto en otros blogs.
De hecho pensaba: “¿Qué puedo descubrir yo, que 250.000 webs no hayan contado ya?“.

Pues como sigo creyéndolo, he buscado la forma de hacerlo de una forma divertida, sin pajas mentales y con recomendaciones personales sin más criterio que el de mi propia familia.

¿Y con cuál empezamos? Pues no podía ser otro…

VIAJAR EN AUTOCARAVANA CON NIÑOS

 

De esto hace exactamente 1 año y lo recordamos con especial emoción.
También es cierto que siempre fuimos muy campistas, de los de tienda y barro hasta las orejas cuando cae un chaparrón.
Entenderéis entonces que llevar la casa a cuestas, con baño privado y suelos que no se inundan, fue el descubrimiento del siglo.

La autocaravana la alquilamos en Caravanas Costaverde. La atención, la limpieza y en general TODO, de diez.
Como fue un poco aquí te pillo aquí te mato, en aquel momento sólo tenían disponible una de 6 plazas y aunque de mano nos pareció una aberración, luego estuvimos de lujo, porque las camas en los extremos no entorpecían el espacio del día a día.
Armar y desarmar sillones puede volverse en tu contra en 3 días de descanso, y no se puede dejar a un ñu metido dentro (o al menos no se debe).

Decidimos dormir en Tapia de Casariego tras consultar la aplicación Park4night por recomendación de un TOLIBIERS consagrado en este mundillo.
La aplicación te da información de ubicaciones, servicios y precios de zonas donde poder acampar.
Nos pareció muy práctica, intuitiva, y en definitiva muy recomendable para los que improvisan sin depender de reservas.

El área de Tapia donde pernoctamos es gratuita, tiene unas vistas brutales y una ubicación perfecta para acercarse al pueblo dando un paseo. La noche fue muy tranquila. No escuchamos ruidos, no pasamos ni frío ni calor, y lo único que echamos en falta fue la oscuridad total a la que estamos acostumbrados. Nada que no se pueda solucionar con antifaces. Importante no olvidarlos (jijiji).
Desayunar con vistas al mar, no tiene precio y una vez que localizas donde carajo has puesto los sobres de colacao, pues mejor que mejor. Recomendamos conocer la zona del puerto y la del mirador de la playa, como mínimo. Merecen la pena.

Sin siesta y con ganas de kilometrear, tomamos rumbo a Galicia, concretamente a Pontevedra.

Tuvimos la suerte de poder coger la última plaza en el Área de Tafisa. Una zona tranquila, cercana al centro neurálgico de la ciudad, y con servicio de vaciado y llenado de aguas. Ducharse en privado y disponer de baño en cualquier momento, es sin duda uno de los grandes beneficios del plan, sobre todo teniendo peques o a una edad como la nuestra en la que pasearse en albornoz por un camping es cuanto menos, perezoso.
Pero os puedo asegurar que ésto también tiene un lado oscuro, pues los pises y las caquitas no se van solas por el desagüe…
Un paseo por el casco antiguo y una cena hipercalórica con música en nuestro comedor particular, fueron suficientes para que mi marido olvidara los aromas de las aguas negras del turbulento báter químico.

A la mañana siguiente el sol nos animó a sacar las bicis del maletero y a marcarnos una ruta por toda la senda paralela a la orilla del río Lerez hasta la presa de Ponte Bora, pasando por la playa fluvial y por las ruinas de un antiguo balneario. Sin duda toda una aventura con nuestros pequeños intrépidos, y uno de los momentos top de nuestro fin de semana.

En la Playa de Esteiro terminamos de enamorarnos de esta experiencia, y pasamos nuestra última noche haciendo acampada libre, sin ningún tipo de servicio extra más que el ruido del mar y un bosque lleno de árboles donde la imaginación infantil voló hasta límites insospechados.
Tranquilidad, naturaleza  y cervezas frías en el porche mientras los ñus jugaban con piedras y daban saltos mortales en la arena…
Que maravilla. Y es ahí, justo ahí, cuando te vienes arriba y escribes en Google:

“Autocaravana de segunda mano barata” …

Dependiendo de las botellas vacías que rodeen tu silla plegable, seguirás equipando la autocaravana de tus sueños o te unirás a los saltos en el aire con tus peques. Decidas lo que decidas, terminarás cenando a 2 km de tu propia casa, antes de devolverla.

Resumen rockero del plan:
1.- No escatimes con el espacio, el conductor va a estar igual de acojonado con 2 metros más de carrocería, así que:
Autocaravana grande, ande o no ande“.
2.- Deja algo a la improvisación. A veces donde menos lo esperas montas el porche de tu vida.
3.- Proclama a tu acompañante encargado del vaciado de aguas negras. Una vez más sólo es Cuestión de rapidez.
4.- Si la nevera es pequeña, llénala de cerveza. Si es grande, mete también algo de embutido.
5.- “Autocaravana” y “barata” se repelen. Deja que pasen al menos 6 meses antes de ponerte a montar tu triste tienda de campaña o acabarás tirándola por un acantilado…
6.- Elige un video que resuma vuestro viaje. Guárdalo en favoritos y póntelo de vez en cuando.
Te incitará a ahorrar para repetir la experiencia y te recordará que eres un padre guay, aunque hoy los hubieras tirado por la ventana.
Este es nuestro vídeo preferido y cambiaría el título del post:
PLANES CON ÑUS: Auto CA-VA-RA-NA Power !!!!

 

    Dejar una respuesta

    4 × 4 =

    Instagram

    Instagram

    Instagram

    Follow Me!